NOVEDADES

Follow by Email

domingo, 19 de diciembre de 2010

Praga [6o día]

Ese día, último completo que pasaríamos en Praga, lo aprovechamos para echarle unas fotos a la terraza interior del hotel. Lo tienen todo súper cute, había unas rosas enormes. Nuestra habitación daba a la plaza Na Kampê, como ya dije otras veces. Si entráis aquí (webcam.pis.cz/sp/malostranske_mostecke_veze/karluv-most/) en la época navideña se puede ver un poco del árbol de navidad que hay allí puesto. Debe ser una maravilla~ Luego visitamos el lado del río Vtlava, donde el hotel tenía también una terraza.

Ese día me vino la necesidad de pasar por el puente Svatopluk Cech. Es el primer puente praguense del siglo XX, de estilo modernista, construido entre 1906 y 1908. Del arquitecto Jan Koula. Las esculturas son lo más llamativo, aunque son más fáciles y bonitas de ver si vas en barco. Son de hierro fundido y bronce. Las de las antorchas son obras de Karel Opantrny y Lúdvik Wurzel. Los detalles del puente no quedan ahí, pero me alargaría demasiado.

Dicho puente da a Josefov, la zona judía de Praga. Y a explorarla que nos dedicamos durante ese día. Llamadme extraña o perversa, pero cuanto más metida estoy en la historia más me fascina –y me duele- ver cada una de las cosas que aquí se sucedieron.

Llegados a la zona del cementerio vimos una larga cola para pagar la entrada. El museo abre todos los días excepto los sábados y las fiestas judías. En invierno su horario es de 9am a 4.30pm y el de verano de 9am a 6pm. No recuerdo el precio de la entrada. Eso sí, había una entrada por verlas todas y otras por todas menos la sinagoga viejo-nueva. Siento dudar pero es que hace tiempo ya...

Una vez conseguida la entrada tras nuestras dudas, proseguimos entrando en la zona. Una mujer en plan simpática, hablando un inglés súper lento y difícil de entender, nos comentó que los hombres, para entrar en la Sinagoga Pinkas, tenía que ponerse una . Mi hermano estaba súper gracioso, con el gorrito de papel y las gafas de sol xD

Luego decidieron comprarse una maldita audioguía... Las odio con toda mi alma, así que yo me negué a llevar un trasto de esos y opté por cogerme la información por escrito. Utilizaré esa información ahora para explicar un poco lo que hay en cada sitio :D Por cierto, la chica que alquilaba estas guías era simpatiquísima. Sabía español y decía que iba a venirse a estudiar para este año y blabla. Se la veía emocionada y todo de pensar que pronto estaría en nuestro país xD Qué mona~

Ah, si, la Sinagoga. Pinkas es el nombre del edificio obra de la familia Horowitz. Después de la segunda guerra mundial, la sinagoga se convirtió en un monumento a los judíos de Bohemia y Moravia asesinados por los nazis. En sus blancas pareces hay inscripciones con los nombres de las víctimas judías, sus datos personales, y los nombres de las comunidades a las que pertenecieron. En 1968 se tuvo que cerrar por filtraciones de agua, aprovechando el régimen comunista en la demora de las reparaciones. En 1992-1996, los 80000 nombres fueron escritos de nuevo. No hay fotos por puro respeto a esa gente. Es impresionante la meticulosidad empleada en esas paredes. Así que sólo digo que merece la pena visitarlo.

En el primer piso se encuentra la exposición ‘dibujos de los niños de Terezín. 1942-1944’ Son un testimonio conmovedor de su cruel destino y prácticamente el único recuerdo de aquellos que no sobrevivieron.

Y seguidamente el cementerio judío, lugar memorable con valiosas lápidas artísticas e históricas. Fundado en la primera mitad del siglo XV. La ‘gracia’ –muy entrecomillada- de este cementerio es que tenía muy poca extensión, por lo que no daba abasto. Por religión no es posible suprimir las tumbas antiguas, por lo que se debe echar una nueva capa de tierra para los nuevos fallecidos. Las lapidas se van subiendo conforme se añade tierra, por lo que finalmente tenemos el pequeño caos de 12000 lápidas y tumbas (aunque hay más cuerpos todavía), fechadas entre 1439-1787. Ese último año se prohibió enterrar en medio de los barrios habitados de la ciudad. Seguimos un camino marcado por el interior del cementerio, topándonos con tumbas de todos los tamaños. Entonces me fijé en que algunos ponían como deseos y monedas en algunas. Yo me dije que no iba a ser menos –por una frikada que hago…- y dejé una moneda *no dirá cuánto* sobre la primera lápida grande que pillé y… tadán. Tenía una placa informativa. Había llegado justo a la lápida de la persona más importante enterrada en el Viejo Cementerio Judío. Jehuda Liwa ben Betzalel, conocido como el rabino Löw, a quien la leyenda atribuye la creación del Golem. (un poco más… hoy lo explico… :P)

Al salir del cementerio: izquierda, Sala ceremonial, derecha, Sinagoga Klaus. Optamos por la izquierda.

Me aburrí un poco en la sala ceremonial. Quizá el hambre y el cansancio acumulado. Son posibles opciones. Pero hablo del edificio… de estilo neorománico en 1911-1912. Tiene una exposición dedicada a las tradiciones y costumbres judías. Enfermedad, medicina en el ghetto, la muerte, los cementerios, etc. Los expositores estaban muy bajos y había que agacharse para verlos. Encima había un cristal delante de los carteles, por lo que les daba la luz y no se veían bien. Yo ya digo que me cansé pronto.

La otra opción era la derecha. La sinagoga Klaus. Su nombre viene de la palabra alemana ‘klause’, que significa edificio pequeño. El edificio actual es posterior al incendio del ghetto de 1689, y fue terminado en 1694. En los años 80 del siglo XIX se hizo una nueva reconstrucción. Una nueva exposición en su interior de tradiciones y costumbres judías: significación de la sinagoga y de las festividades judías. Había objetos de la vida cotidiana y había cosas que trataban temas como el nacimiento, la circuncisión, la ceremonia bar mitzva, etc. Sinceramente, en estas exposiciones eché en falta a un/a buen/a guía. Se puede hacer muy pesado si no sabes ya algo y si no tienes muchas ganas de verlo todo.

Como no pagamos para verla, no vimos el interior de la sinagoga viejo-nueva. A su lado se encuentra el ayuntamiento del gueto. Como característica especial debería comentar su reloj con cuadrante hebreo, las agujas del cual marchan en sentido contrario. Fue instalado en 1765.

Fuimos de cabeza a la Sinagoga española. Justo en la puerta hay una estatua negra dedicada a Franz Kafka subido en el Golem. La sinagoga… uf, me gustó mucho.

Fue construída en 1868 en el sitio de la sinagoga más antigua de Praga (la Vieja escuela), su estilo es morisco. Harta de que no dejaran de pedirnos dinero en cada rincón véase el baúl de la foto en la que unos españoles decidieron que en vez de dinero merecían un panfleto de los suyos xD- y de que me prohibieran hacer fotos… saqué mi cámara. La primera vez iba con miedo, de hecho la mujer que vigilaba le echó la bronca a una que tenía al lado. Pero cuando vi que se distraía lo que quería y más aproveché e hice unas cuantas fotos. No me podía ir sin el recuerdo *W* La exposición de aquí se me hizo más interesante. Cubre la historia de la comunidad judía durante los periodos de la ilustración y la emancipación, el imperio austro-húngaro, la primera república, el protectorado de Bohemia y Moravia y las décadas de postguerra.

Acabo de acordarme de que mis pies no aguantaban más, y mi estómago dolía. Pero apañados de nosotros… otra sinagoga. La S.Maisel, construida en 1590-1592 por el Alcalde de la Ciudad Judía, Mordechai Maisel. Fue afectado también por el incendio, por lo que se restauró al estilo barroco. Luego al neogótico… pf, no paraban. Vamos, que lo que quedó de renacentista fueron las tres naves de la sala central con la galería para las mujeres en el piso superior. Siento decir que no le hice caso a la exposición, me preocupaba seriamente mi salud xD Y encima no te dejaban sentarte en ningún lado…pesados.

M-me gustaron mucho los pictogramas de las sinagogas. ♥

Luego, con la entrada, nos dejaban conocer la historia del Golem de forma curiosa. Entras en una sala a oscuras con una sola luz sobre la que hay puesta arena. Entonces tu dibujas lo que quieras y un proyector lo refleja en la pared. La idea es que uno mismo cree algo con la arena, al igual que pasó con Golem. Löw … <http://es.wikipedia.org/wiki/Golem>

Luego devolvimos las audioguías y… ¡metro!

Llevábamos muchos días tras poder ver alguna actuación de teatro negro. Así que nos decantamos por ir a la plaza Wenceslao de nuevo, donde WOW fue el espectáculo elegido (Blaník theater). Compramos las entradas al llegar, costándonos entre 400 y 550kc. El espectáculo empezaba a las 8pm, por lo que aprovechamos para pasearnos por allí. Nos fijamos en un pequeño altar en recuerdo a las víctimas del régimen totalitario. Comimos helado, patatas… creo que eran patatas xD, y estuvimos en el McDonalds (tratando de que el chaval entendiera que no queríamos hielo en los vasos hablándole en francés, lol).

Una vez hicimos tiempo llegó la hora. Andaba curiosa porque no sabía cómo iba a ser el espectáculo. Lo mejor: es teatro mudo. Además de especial. Se llama teatro negro porque todo se ve en completa oscuridad. Es algo así como cuando vas a la discoteca y te ponen la luz esa que dices: “mira, ¡brillo!” Pues así son los trajes. Gracias a eso puedes hacer que los objetos vuelen, se muevan sin que tu veas a nadie moverlo, etc. La historia de la obra era un tanto curiosa, pero nos nevó y todo; y se nos tiraron unas arañas encima. Y es que empezó con baile y, justo cuando pensaba que me iba a morir del aburrimiento, me saltaron con pequeños detalles que me dejaron con la sonrisa boba en la cara. Salí feliz y con un globo en mis manos XD que me llevé al hotel, josjos

Yo no sé qué hice esa noche, pero fijo que salí por la zona a pasear o algo. Era nuestra última noche ... Aunque también es posible que estuviéramos tan cansados que nos acostamos al llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario