NOVEDADES

Follow by Email

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Me quiero ir a otro país

Ya viene de largo que no dejo de escuchar lo mucho que le gustaría a todo el mundo irse del país en el que vive: España. Hace unos meses, un compañero de trabajo me dijo lo ilusionadísimo que estaba porque cada vez tenía más posibilidades de marcharse a Canadá. A quedarse. A trabajar. Y, quién sabe, quizá para no volver nada más que para visitar a familia y amigos. 

Para qué mentirnos: yo no soy diferente. O quizá sí, en algunos matices. La sociedad va cambiando. Va disminuyendo la importancia de lo que aportas como persona, para pasar a valorarse los idiomas que hablas, los países en los que has vivido y los títulos (si son extranjeros, mejor) que tienes. Ya no existe ese farmacéutico de toda la vida. Ahora tiene que estudiar una carrera, hacer prácticas no remuneradas y sin quejarse y, claro, por qué no, si sabe hablar francés, inglés, chino y ruso mucho mejor. ¡Qué digo! Obligatorio. Y es que nunca olvidaré aquella oferta de trabajo (para fregar platos) en la que te pedían el Bachiller terminadito. ¡Qué escándalo!

Si no nos quieren, ¡nos vamos!


Es por eso que el mundo se siente orgulloso de decir que habla muchos idiomas, que se rie de aquellos que no pronuncian un perfecto inglés (¿hay un inglés perfecto? ¿no habéis oido la controversia inglés americano-británico? Pues eso.) en vez de ayudarles a mejorar, que prefieren la música en otros idiomas antes que en el propio, etc. Yo creo que estamos de capa caída. Y, esto, es lo que se llama "tirar piedras sobre tu propio tejado".

Siento ser demasiado "mainstream" al escribir un post sobre esto. El quejarse de las cosas de este país y de su sociedad es algo muy normal (de toda la vida), y la cosa va mucho mejor si le añadimos, por ejemplo, la palabra "crisis", o la expresión "fuga de cerebros".

¿Qué quiere decir eso? ¿Que en otros países no está pasando? Con esto no niego que España esté realmente "hecha mierda", pero eso no hace que decida renegar de ella. El mismo chico con el que inicié el post (espero que nunca lea esto...) me dijo: "Yo es que veo la bandera española y no me dice nada. Creo que me dice más la francesa, fíjate". 

O algo así. Lo he puesto entre comillas pero quizá he improvisado...un poquito. Pero vamos, que esa era la idea de lo que me expresó en su momento: preferir otro país al tuyo. Así, sin más. Sin que te haya dado nada, sin que hayas vivido en él...nada. Y, como podéis imaginar, no estoy para nada de acuerdo.

¿Qué a qué viene esto? Pues a cierto anuncio de cierta empresa de embutido, la cual está teniendo bastante controversia por lo que llaman "venderse por Navidad". Pues, queridos "haters de anuncios navideños" (patrocinados por La Loteria de Navidad), estáis consiguiendo que su anuncio se venda de maravilla. Esto es márketing, y lo demás son tonterías.

Aquí dejo al culpable de esta parrafada:

Ok, perdon, éste no es el anuncio.
Pero es que Holanda me parece una interesante propuesta~

CUALQUIER NACIONALIDAD ES MEJOR QUE LA TUYA. 
HAZTE EXTRANJERO.

Con esto no puedo evitar ir a preguntarle a mi parte antropóloga, más que nada para ver qué piensa de todo esto. La nacionalidad legal, en cuanto a papeleo y tarjetas, es durilla de conseguir, pero posible. Pero, ¿acaso creéis que dejáis de ser de donde realmente sois por el hecho de marcharos? ¿Por separaros? Una persona no deja de ser de donde nace y se hace en sus primeros años de vida, lo mismo que no deja de tener doble nacionalidad si sus padres son de distintos países o incluso razas. Tú eres tú, una mezcla de todo tu entorno. Por eso quiero que mis hijos tengan un padre holandés, para que puedan ir en bici por Amsterdam con tranquilidad de no verse como un extranjero más.
Y, ahora sí, el video en cuestión:
Si os soy sincera, lo que creo es que estamos los últimos en el ránking del esfuerzo y del orgullo propio. No podemos decir que nuestro país es el peor de todos, sobre todo porque es mentira, pero principalmente porque lo que tenemos que hacer es esforzarnos por un cambio y mejora de lo nuestro, de lo que ya tenemos. Es muy fácil pensar que en tu propio país no hay nada por lo que luchar ni formas de las que salir cuando lo que pasa es que no dejamos de mirar hacia nuestros propios ombligos. La política y la economía que tanto maldice todo el mundo no es nada más que algo manejado por las personas. Y ése es el fallo: el egoísmo que llega a tener el individuo por naturaleza. 
La temática del blog es clara: los viajes, las escapadas, el conocer otras culturas, cotidianos y gentes. Como dice otro anuncio, esta vez el de Korean Air: Find yourself in travel ("Encuéntrate en el viaje"). Pero procura no perderte. Perder tu esencia es perderte a ti mismo. Si no te gusta lo que representa tu país, lucha por cambiarlo, pero no te avergüences de ello ni prefieras otro lugar (que ellos también tienen sus quejas de sí mismos, no lo dudéis). Una simple escapada a la ciudad de al lado puede hacerte ver las cosas de otro modo, pueden ayudarte a cambiar en muchos sentidos y a crecer personalmente. Por eso, si puedes, te recomiendo conocer mundo. Pero también a tus vecinos
Está claro que este tema da para muchas cosas, pero no me gustaría alargarme demasiado o el post va a ser durillo de leer (¡y me estoy dejando muchas cosas en el tintero!). Estoy segura de que todo el mundo tiene algo que decir a esto, por lo que podéis compartirlo conmigo (y los demás) en los comentarios. 
EL SER NO LO DECIDIMOS.
NO PRETENDAMOS SER LO QUE NO SOMOS,
O LO QUE SEREMOS ES INFELICES TODA NUESTRA VIDA.

4 comentarios:

  1. Para mí, como España no hay nada... Si hubiera trabajo no tendría ningún interés en irme, pero es que hoy en día parece que no hay otra salida para la gente que quiere trabajar (de lo que sea) más que emigrar (y aún así, el irse fuera tampoco es la panacea).
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un hecho lo duro que resulta dejar un país para ir a buscar trabajo (pero claro, aquí ya acabaría hablando de "otro tema" también, jaja). Lo que es seguro es que no podemos sentir vergüenza de lo nuestro por nada del mundo ;)
      Un abrazo y gracias por pasarte!

      Eliminar
  2. lo escribo algo tarde pero. La verdad es que ultimamente estos anuncios se pasan un huevo.

    yo, honestamente no me siento de ningun pais en particular. Es decir, si acaso me siento humano de la tierra, y por eso soy inmune a patriotismos. Pero eso no quiere decir que no me guste el sitio donde he nacido o las personas que vivan aqui.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde para comentar un post ;)

      Yo también prefiero sentirme terrestre a marcarme una frontera. Como dice una canción de la Oreja de Van Gogh: "Yo soy de la humanidad♫", pero para ojos ajenos siempre será complicado decirles que eres como ellos. El mundo, la humanidad, tiene muchas sociedades diferentes y no podremos encajar jamás sin dejar de ser lo que somos. Por eso no podemos pensar "pues no soy de este país, prefiero ser de otro", porque es algo que no se puede cambiar más allá de la "burocracia" (no sé si me explico).

      Eliminar